Con el verano a la vuelta de la esquina, comienzo una serie de propuestas para llevar en la maleta (o en el ebook , que pesan menos). Vendrán más adelante películas, webs y otros lugares de interés para refrescar las tardes de sol sin sombra. En este caso son tres libros sobre comunicación e Iglesia, que tocan el núcleo de lo que la Fundación Carmen de Noriega pretende con sus cursos, que no es otra cosa si no poner la comunicación al servicio del mensaje cristiano. Los dos primeros están recién publicados y hemos hablado de ellos en el blog durante este año. El tercero es un estupendo “manual” para afrontar, desde la Iglesia y desde la comunicación, las situaciones de crisis:

Iglesia y comunicación en España. Apuntes para un tiempo de cambio. Coordinado por los profesores Cantavella y Serrano, y publicado por CEU Ediciones, recoge las aportaciones de un heterogéneo grupo de periodistas, que trabajan en el ámbito del periodismo religioso, y que tratan aquí temas tan diversos como el Papa Francisco y el cambio comunicativo en la Iglesia o la formación necesaria para adentrarse en estos apasionantes terrenos.

Diez cosas que el Papa Francisco propone a los periodistas. El título condensa muy bien el contenido de este libro, editado por Publicaciones Claretianas, obra del sacerdote y periodista Manuel Bru. Diez cosas tan de sentido común, y en tantas ocasiones tan ausentes, como la necesidad de aplicar una hermenéutica religiosa si uno se va a dedicar a la información religiosa, y no escribir desde categorías que no le son propias al anuncio del Evangelio.

La Iglesia, casa de cristal. Propuestas y experiencias de comunicación durante crisis y controversias mediáticas. Publicado en la BAC y obra del profesor Yago de la Cierva, que fue director ejecutivo de la JMJ Madrid 2011, se trata de un texto muy útil para cuantos se dedican a la comunicación en las diferentes instituciones eclesiales. Para prevenir antes que curar. O para curar debidamente cuando el incendio se ha propagado y no nos queda más remedio que apagar el fuego de la mejor forma posible. Imprescindible para afrontar las temidas crisis que, de una u otra manera, siempre surgen en una institución. Sobre todo para ser capaces de convertir un problema en una oportunidad de comunicación.

Isidro Catela