El obispo Robert Barron, nombrado obispo auxiliar de los Ángeles hace un año por el Papa Francisco, es conocido como el gurú de las redes sociales. Cuenta con 837.025 seguidores en Facebook, 91,5K en twitter y más de 13 millones de visualizaciones en youtube. Su ‘gancho’ comunicativo reside en no subestimar la inteligencia de quien lo escucha, ser directo y utilizar herramientas, ejemplos o paralelismos que ayuden a comprender conceptos más abstractos.

En la JMJ de Crakovia, que comenzará el próximo martes 19 de julio y finalizará el viernes 22 del mismo mes, Barron ha sido invitado para hablar a los jóvenes coincidiendo con el Jubileo de la Misericordia. Ofrecerá cortas conferencias seguidas de charlas interactivas en las que responderá a las dudas de los jóvenes. Quiere hablar sobre cuestiones como la Divina Providencia, la ley moral o la libertad e intentará que los participantes vean que Dios no es distante sino que está presente en su día a día. Para llegar al público que tendrá delante, Barron ha explicado que utilizará ejemplos del mundo del deporte y de la música, aterrizando así en la vida de los jóvenes conceptos elevados y complejos. 

Para este obispo “La Jornada Mundial de la Juventud es uno de los mayores regalos que hizo Juan Pablo II a la Iglesia. Cuando la propuso había muchos que decían que serían una vergüenza porque nadie asistiría, pero él dijo: ‘No, yo conozco a los jóvenes y responderán. No les gustan las propuestas mediocres sino las heroicas’.” Barron comulga con esta filosofía por lo que su estilo comunicativo es directo, conciso y claro. Los vídeos en los que explica cuestiones profundas como la relación a 3 en el matrimonio (esposa, Dios y esposo), por qué hay que creer en Dios o quién es Jesús duran en torno a los 6 minutos. En ellos aclara cuestiones que afectan al hombre sin cansar ni agotar a su audiencia.

El éxito de la comunicación de Barron reside no sólo en el uso de las herramientas comunicativas que el siglo XXI ofrece, sino en el contenido, el sentido y el modo de comunicarlo. Siguiendo el estilo de Juan Pablo II, habla de fe sin subestimar la inteligencia de quien lo escucha. Dice que en los centros educativos leen Einstein en Física, Shakespeare en inglés y cómics en la religión… Por eso, les falta una pieza fundamental. “Creo que no hay que considerar inferior a la gente joven. Para mí Fulton Sheen es un gran ejemplo. A pesar de ser un predicador muy conocido, nunca rebajaba su mensaje ni infravaloraba a su audiencia. Yo también he intentado imitar ese estilo.”

En su web, www.wordonfire.org, Barron habla sobre temas de fe profundos y es una de las más visitadas. Si quieres disfrutar de los vídeos que el padre Barron realiza con subtítulos en español haz clic aquí.

Patricia M. Mecerreyes