En la época de reservar la matrícula en los colegios e institutos, la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española ha puesto en marcha una campaña dirigida a los padres y a los propios alumnos para que se apunten a la asignatura de religión católica. Bajo el lema “Me apunto a religión” esta campaña anima a los padres a hacer uso del derecho que tienen a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral católica en la escuela, según sus convicciones. Para ello es necesario inscribirles a la clase de religión o que los alumnos estén motivados para que lo hagan ellos mismos.
Desde la Comisión Episcopal de Enseñanza recuerdan, una vez más, que es a ellos a quien corresponde la educación de sus hijos y no al Estado. La eliminación de este derecho o la imposibilidad de elegir libremente el centro educativo para sus hijos debilitarían significativamente nuestra democracia.Por eso, invitan a los padres a favorecer la educación religiosa de sus hijos, sin dejarse frenar por las dificultades que pueden encontrar en algunos centros educativos a la hora de apuntarles a la asignatura de religión católica.
La Campaña, realizada por al Agencia 101, y desarrollada con expertos de comunicación y de enseñanza de la religión, ha dirigido los materiales concretamente a esos dos grandes destinatarios: los padres que tienen que solicitar la asignatura en los colegios y los adolescentes de 13 a 17 años que ya pueden pedirle a sus padres que les apunten a clase de religión.
Los materiales de la campaña han sido diseñados para ser distribuidos, fundamentalmente, a través de los canales digitales y redes sociales (FB, Instagram, twitter, web). Las ideas principales de esta campaña son:
-Cuando te apuntas a la asignatura de religión te apuntas a entender las claves que han formado la historia, la política, el arte, las costumbres, la cultura, las leyes… y por qué las religiones han movido el mundo.
–La asignatura de religión no es catequesis. No evalúa tu fe sino el conocimiento. Y el conocimiento es libertad. Libertad para pensar. Libertad para creer.
-No se puede elegir lo que no se conoce y no se puede conocer si no se puede elegir la religión.
-Una educación con religión es una formación completa. No hagamos de la religión una asignatura pendiente.
Toda la información detallada puede consultarse en www.meapuntoareligion.com