Los Premios Razón Abierta, puestos en marcha por la Universidad Francisco de Vitoria y la Fundación vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, acaban de concluir la primera edición, con una ceremonia en la Academia Pontificia de las Ciencias, sita en los jardines de El Vaticano. Los Premios, dotados con 100.000 euros, y cuyo objetivo es promover la investigación y la docencia en torno al concepto “ratzingeriano” de “razón abierta”, han recibido en esta primera edición 367 trabajos, provenientes de 170 universidades de 30 países diferentes. La razón abierta trata, como afirmó el Cardenal Ravasi, en la ceremonia de entrega de los premios, de buscar la “transdisciplinariedad”, poniendo a dialogar cualquier ámbito científico con la Filosofía y la Teología.
En la audiencia del miércoles 27 de septiembre el Papa Francisco recibió a los ganadores en la Plaza de San Pedro. Los cuatro premiados, dos en la categoría de “Investigación” y dos en la de “Docencia” pueden verse aquí. Además el Jurado decidió conceder dos accésit, uno de ellos al trabajo de los españoles Arturo Encinas y Alberto Oliván sobre la enseñanza en la narración de los videojuegos.
El P. Federico Lombardi, ex portavoz de la Santa Sede y actual Presidente de la Fundación Ratzinger-Benedicto XVI, anunció en Roma la convocatoria de la segunda edición de estos Premios para los que ya se pueden enviar trabajos desde el pasado 1 de octubre.