Con todo el corazón que se ponía en la letra y en el sello de las ¿antiguas? postales navideñas y con la maravillosa velocidad con la que la “vida digital” nos permite estar en contacto, desde la Fundación Carmen de Noriega, dedicada a comunicar con verdad y eficacia la Buena Noticia del Evangelio, les deseamos una muy Feliz Navidad.
Con palabras del Papa Francisco, les invitamos a “detenerse ante el pesebre, porque allí nos habla la ternura de Dios. Allí se contempla la misericordia divina que se ha hecho carne, y que enternece nuestra mirada”.
Nos nace un Salvador, el Mesías, el Señor. Es “la” noticia. Demasiado grande como para permanecer callados y no salir a contarla al mundo entero.