Mi abuelo, hasta poco antes de morir, hace siete años, leía el periódico, en papel, por supuesto. Lo degustaba sin prisa, de atrás hacia adelante, comenzando por las esquelas. La Biblia de cabecera que había por casa era de las de papel de cebolla. Mi hijo, con trece años recién cumplidos, me mira con tanta curiosidad como extrañeza cada vez que compro un periódico en el quiosco, va de youtuber en youtuber, y pasa los dedos por la pantalla del kindle para devorarse un libro. En casa llevamos la Palabra en una app, como Dios manda.
Entre mi abuelo, generación Gutemberg, y mi hijo, hijo de su tiempo y de Steve Jobs, estamos las generaciones intermedias, a las que nos sigue entusiasmando ir a una librería de viejo y a las que, más por obligación que por vocación, nos encuentran cada vez más en los territorios 3.0.
Mi mujer, que vela por el poco espacio que queda en las estanterias, no pierde ocasión para sugerirme que la próxima novela (sobre todo si es novelón) venga a casa en versión electrónica.
Para este cambio de época, la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, que acaba de cumplir 50 años, no nos podía haber hecho mejor regalo. Junto con la editorial de la propia Universidad (EUNSA), ha lanzado una versión digital gratuita de los Evangelios. El año pasado sacaron al mercado la edición digital de la Biblia, también con un formato muy atractivo, que incluía amplias introducciones y notas, y que ha sido todo un éxito de ventas. Se puede descargar por 2,99 euros.
La nueva edición digital de los Evangelios, cuya navegación es muy sencilla, se puede descargar en archivo de 1,4MB de las siguientes plataformas digitales: iTunes iBooks, Amazon Kindle y Google Play Books. Contiene 2.689 enlaces internos, además de 443 comentarios y dos mapas, que permiten entender el mensaje central de cada pasaje y el propósito de los autores sagrados. También está disponible la versión latinoamericana. Este pasado fin de semana, Guillermo Sanz, que ha trabajado en la edición de la obra, nos lo ha contado en el programa “Testimonio” de La 2 de Televisión Española. Como dice el Papa Francisco, se trata de llevar el Evangelio en el bolsillo (y de leerlo). Ya no hay excusa.

Isidro Catela