El pasado lunes 4 y  martes 5 de julio se celebró un nuevo Curso de Oratoria para sacerdotes y seminaristas organizado por la Fundación Carmen de Noriega. El objetivo de este curso era trabajar la homilía, conocer nuestros puntos débiles y tentaciones y encontrar estrategias para salvarlos y conseguir conectar con la feligresía.

Los feligreses  que acudimos a diario, el domingo y fiestas de guardar a la Iglesia, nos sentamos en el banco y esperamos a que el sacerdote nos dé una homilía que nos remueva, nos llene y nos haga pensar… pero esto no siempre sucede. En ocasiones lo que nos cuentan nos parece lejano, a años luz de nuestra vida y cuando parece responder a lo que sucede en nuestra realidad… no nos explican COMO resolver las situaciones cotidianas con las que tenemos que lidiar.

Este ha sido uno de los puntos trabajados durante el curso en el que sacerdotes y seminaristas venidos de varias partes de España han podido trabajar técnicas para hablar en público: cómo captar la atención, cómo recuperar la atención del que ha echado su imaginación a volar durante la homilía, cómo gesticular, mirar, entonar y hablar para hacerse más cercanos. Dos jornadas en las que la teoría y la práctica han ido entrelazadas para dotar a los alumnos de todos los mecanismos necesarios para mejorar su exposición y conseguir que el MENSAJE  que se les ha encomendado transmitir llegue a cada una de las personas que vamos a Misa esperando una predicación viva.

Os dejamos algunas imágenes en las que se puede apreciar cómo se trabajo esta temática en el curso:

P_20160705_121155 P_20160705_101022 P_20160705_104902 P_20160705_114044

Patricia M. Mecerreyes