Aleteia se presenta como una red católica mundial para compartir recursos sobre la fe con quienes buscan la verdad. Casi nada. Un proyecto ambicioso, dirigido por Jesús Colina, que surgió como respuesta concreta al desafío planteado por Benedicto XVI de anunciar el Evangelio en los Nuevos Medios de Comunicación. Desde entonces, no ha hecho más que crecer, hasta convertirse en una referencia de la actualidad y el pensamiento católico en la red.
Basta llegar al umbral del portal para darse cuenta de la cantidad y la calidad del contenido. Hay, entre otros muchos recursos, actualidad, historias personales, estilos de vida, espiritualidad, música, cine, blogs. Sería una lista interminables, así que nos quedamos con dos bitácoras como botones de muestra: las historias de un padre de familia (Santi Casanova) en un blog con homenaje al Principito en el título (La boa y el elefante) y que es toda una declaración de intenciones. Aquello de que lo esencial es invisible a los ojos, ya saben; y las historias de una madre de familia (Amparo Latre) en un blog con evidente guiño al lío que nos propone el Papa Francisco. En este caso, obviamente, se trata de “El lío madre“.
Ahora, la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación de la Conferencia Episcopal Española, acaba de premiar a Aleteia con un Bravo, en la categoría de Nuevas Tecnologías. Los Bravo son galardones que se conceden anualmente con el objetivo de reconocer, por parte de la Iglesia, la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos. Este año, junto a Aleteia, han sido premiados Julián del Olmo, Pepe Domingo Castaño, Sergio Martín, el documental Converso (del que ya hablamos aquí), Antonio Pampliega, Iñigo Pírfano, la campaña publicitaria “Con los abuelos somos +Familia”, y el trabajo diocesano de la cobertura informativa de los años jubilares de Sto. Toribio de Liébana y Caravaca de la Cruz.
Enhorabuena a todos. Por Bravos. Por comunicar y buscar la verdad, aquello que es verdadero, la aleteia.

Isidro Catela